ABRIL 2014

 

 

Pedro Cazorla - Zaragoza / España


¿Cómo podemos deshacernos del odio que sentimos hacia algunas personas?

 

Si deseamos encontrar la paz con el mundo es primordial que hagamos las paces con nosotros mismos. Lograremos nuestra paz interior cuando nos demos cuenta de que no se puede considerar completamente culpable a una persona de una situación determinada. La sociedad nos enseña precisamente esto, que debemos hallar responsables, culpables...pero la verdad es que el mundo se reconstruye cada instante por sí solo. Tal costumbre que nos han inculcado, de culpar, no nos permite ver las causas reales de nuestros problemas, de sus orígenes que se encuentran en el fondo de nuestro ser. Por el contrario, preferimos juzgar y dar a nuestro ego la libertad de hallar argumentos que puedan confirmarlo. Será nuestra labor analizar nuestros juicios y examinar la causa que los alimenta.

 


 

Pascal Beaudry - Gatineau / Canadá


¿Qué piensa del karma y de la reencarnación?

 

Cada alma viene al mundo en un cuerpo y en un espíritu con una gran cantidad de apegos y de deseos no realizados. Cada recién nacido que se identifica con su nuevo cuerpo, su nueva cultura, su nuevo entorno y todo con lo que su personalidad se identifica representan una nueva serie de apegos y de deseos que intenta realizar. Llamamos karma a todo este conjunto de elementos. Se trata de la base del programa de nuestra vida y lo que define nuestras intenciones, nuestro deseos, nuestras elecciones y a través de éstas aprenderemos las lecciones que nos ofrece cada nueva vida.

 


 

Jeronimo de Valenzuela - Monterrey / México


¿Qué podemos hacer para no escuchar voces o evitar otros fenómenos inexplicables?

 

Los fenómenos extraños de naturaleza desagradable derivan de nuestros miedos y se repetirán mientras los miedos persistan. Cuando seamos conscientes de que tales temores son el origen de fenómenos extraños que experimentamos, se produce un cambio a nivel de nuestra consciencia y tales síntomas desaparecen de forma natural. Tu pregunta nos lleva a otra: ¿Tales fenómenos ocurren realmente? En realidad no tiene mucha importancia porque sabemos que cada persona percibe el mundo de manera única y crea así su propia realidad. Sin embargo, lo que realmente importa es evolucionar hacia una forma superior de realidad. ¿Cómo? Pues, reconociendo que en cada momento de nuestra vida somos a la vez creadores, observadores y actores de nuestro mundo. Si comprendemos esto eliminamos cualquier forma de separación y se demuestra que nada ni nadie más que nosotros mismos somos responsables de que sucedan los acontecimientos que experimentamos en nuestras vidas.