AGOSTO 2012

 

 

Grace Medeiros – Montreal / Canadá

 

Hay muchos mitos sobre el origen de la vida y del más allá. ¿Cuál es su opinión personal al respecto?

 

Los mitos sobre el origen de la vida existen desde tiempos inmemorables. Los cuentos y las leyendas varían según la cultura en la que se desarrollan pero coinciden en remontarnos a una era de paz en la que las personas se amaban las unas a las otras y en la que la vida era perfecta.  Cada mito ofrece su propia versión de esta era y a menudo el mito se convierte en creencia. La historia en sí no tiene mucha importancia, pero sí lo que podemos aprender de ella, a saber, que el amor se ha fragmentado pero que en el corazón de cada ser viviente existe el recuerdo de lo que es el amor.

 


 

José García Lloret – París / Francia

 

Al parecer aboga por una sociedad tendente a lo natural. ¿Realmente cree que podemos vivir sin reglas ni leyes?

 

Las leyes y las reglas son las formas más bajas de autoridad.  Las civilizaciones a las que se les impone una infinidad de leyes pierden su estado natural de simplicidad. La historia nos enseña que todas las normas de derecho y de buena conducta sólo consolidan una autoridad. Por lo tanto la gente piensa cada vez menos por sí misma. Es preferible minimizar las leyes para mantener la libertad, tanto la del pueblo como la individual.

 


 

Solsirée Catalán – Rancagua / Chile

 

Percibimos la vida a través del mundo material. Sin embargo, sabemos que el amor trasciende el aspecto material.  ¿Puede el hombre realmente conocer el amor o está condenado eternamente a recrear nuevas ilusiones sobre lo que debería ser el amor?

 

El mundo material evoluciona constantemente. Sin embargo el amor permanece inmutable. La vida como la percibimos en el mundo material es un proceso creativo en el que nada es permanente. Aquel que desee conocer el amor debe enfocar su atención en lo inmutable. No obstante, y es lo que convierte este proceso en algo tan complejo, el hombre percibe el mundo a través de la forma, que es cambiante. El amor cambia siempre de forma, perece en la materia.  Es nuestra tarea entonces observar a través de la forma lo que es puro y captar el momento en el que el amor aparece en cada instante. Podemos observarlo también cuando nos hallamos en un estado de consciencia en el que somos uno con los demás.

 


 

Roula Stavrou – Nicosia / Chipre

 

Claramente vivimos en el universo. Pero también decimos que el universo se halla dentro de nosotros. ¿Podría agregar algo más?

 

Cuanto más entendamos lo que es realmente el hombre, tanto más mejoraremos nuestra conexión con el universo. Cuanto más desarrollemos nuestra inteligencia espiritual, tanto más seremos conscientes de que todo está conectado y más inteligente nos parecerá el universo. El universo nos devuelve siempre lo que le ofrecemos y de forma ilimitada.