DICIEMBRE 2013

 

 

John Barnes - Milwaukee / Wisconsin - Estados Unidos

 

La visión no-dualista afirma que nuestros deseos causan sufrimiento. Pero, ¿podemos vivir sin deseos?

 

El deseo no es un sentimiento malo en sí mismo, sino que debemos considerar su nimiedad y los sacrificios que nos obliga a hacer. Al dedicarnos muy seriamente a deshacernos de todo lo que limita nuestra evolución espiritual, unimos todos nuestros deseos para formar un único deseo, el de unirnos con el Amor, origen de todos los deseos. Independientemente de la naturaleza del deseo, cada deseo es una expresión del mayor deseo, experimentar el Amor.

 


 

Noam Rosendaal - Jerusalén / Israel

 

Por experiencia, sé que nuestra intuición nos ayuda a prepararnos a lo que vendrá. ¿Cómo podría explicarlo a los demás?

 

Cuando seguimos las señales de nuestra intuición, penetramos en otra dimensión. En esta dimensión somos conscientes del orden universal que reina en todas las cosas. Por lo tanto es más fácil reconocer las sutilezas de la ley de causa y efecto. Esta visión más amplia nos permite de alguna manera cruzar el tiempo y adaptarnos mejor a los cambios imprevistos que se nos presentan.

 


 

Trofim Letov - Novosibirsk / Rusia

 

¿Qué sistema político prefiere? En su opinión, ¿cuál sistema político puede cambiar realmente las cosas en este mundo?

 

Ninguna autoridad puede salvar al mundo, ya que ésta en sí misma forma parte del mundo. Sólo quienes son capaces de mirar más allá del caos y de las contradicciones de este mundo pueden realmente ayudarlo a cambiar. No existe ningún método, más bien una suerte de energía de la cual los seres humanos no hemos sido conscientes sino hasta ahora. El cambio real de este mundo, marcado por sus conflictos, depende de nuestra habilidad para hallar el origen de esta energía y perfeccionarla. Tal energía es la fuente de todas las energías y por lo tanto inagotable. Cuando los humanos entiendan verdaderamente las ventajas de esta energía, habrá más paz y armonía en la tierra. Sólo entonces presenciaremos el mayor de todos los cambios, la transformación del ser humano.