SEPTIEMBRE 2011

 

 

Arne Gaarder – Oslo / Noruega


¿Qué significa para usted la palabra "Dios"?


El término "Dios" denota algo inexplicable, ninguna interpretación puede realmente revelar su verdadero sentido. Debido al abuso y al mal uso de este término durante miles de años, la palabra "Dios" ha perdido casi su total significado. El término más adecuado para ello sería "misterio". Cuando empleamos esta palabra al referirnos a Dios, entendemos que nos referimos a algo que sobrepasa el intelecto. En mi caso, reservo un espacio considerable al misterio en mi vida, para poder conservar la humildad necesaria y así mostrarme receptivo ante la inspiración justa. Quien no reserve ningún espacio al misterio supone que su intelecto es capaz de comprender todo. Se cierra así a todo tipo de fuente de inspiración y se identifica únicamente con su pensamiento. De ahí, el nacimiento de las ilusiones, los conceptos, las teorías, las doctrinas y los juicios que impiden cualquier relación verdadera y sincera, tanto con nuestro prójimo como con "Dios".

 


 

Yash Voltory – Port Louis / Isla Mauricio


Podemos aprender tanto de los supuestos pueblos primitivos, sobre todo en cuanto a su relación con la naturaleza. Debido a la arrogancia de los supuestos pueblos desarrollados, dicho conocimiento se va perdiendo. Quisiera conocer su opinión al respecto.


Entiendo su frustración y sólo puedo concordar con su punto de vista. Se trata de una situación lamentable y esta actitud ha sido la responsable de que se perdieran muchos conocimientos importantes. La diversidad biológica que se ve en la naturaleza continúa en la diversidad cultural de los pueblos. Mantener esta diversidad podría ser mucho más importante de lo que pensamos, tanto para conservar el medioambiente como para el futuro de nuestra especie. En el seno de estos pueblos existe una infinidad de aspectos culturales que aún dista de ser conocida y comprendida por completo. En estos tiempos cuando hablamos de pérdida de valores y de daños naturales graves, estas culturas nos aportan indicios importantes que nos permitirían crear nuevas culturas en las que hallaríamos más sentido y más orden y en las que cada ser podría esperar un mejor futuro.

 


 

Jenny López Beltrán – Ciudad Obregón / Méjico


Cuando escribe, ¿cree que aporta nuevas ideas sobre la verdad universal?


Toda verdad universal yace en cada célula en el interior de cada ser humano. Cuando, después de leer mis escritos o de otros, el lector accede a una mejor comprensión de la o de las verdades universales, percibe únicamente un sentimiento de reconocimiento de algo que ya existe en su ser. Al tratarse de la realidad divina, una nueva idea no puede nunca ser realmente nueva, independientemente de su evolución antes de aparecer. No se trata sino de la reminiscencia de alguna cosa que aparentemente se ha olvidado, un recuerdo capaz de provocar un cambio de consciencia y de pensamiento.

 


 

Anupama Garg – Kanpur / India


Las prácticas chamánicas, al menos los rituales que merecen tal denominación, son expresiones de la cultura a la que pertenecen los chamanes. Sin embargo parece que todos tengan poderes que les permiten acceder a estados de consciencia parecidos. ¿Cómo se puede explicar este fenómeno?


En primer lugar, quisiera definir los términos "chamán" y "chamanismo". Hoy en día estos términos se encuentran al borde de perder su valor, ya que a menudo se emplean para designar a practicantes y a ritos completamente diferentes los unos de los otros. Los chamanes son personas conscientes de un mundo complejo, inteligente y atemporal al que no todos podemos acceder directamente. Sin embargo, este mundo no es completamente diferente de la realidad cotidiana, puesto que recubre de manera parcial el mundo común, lo que hace que estos dos mundos dependan el uno del otro. Al utilizar ciertas técnicas, el chamán es capaz de hacer viajar una parte de su ser hacia este otro mundo. La descripción de este otro mundo y las técnicas utilizadas para acceder a él pueden variar, pero podemos constatar sobre todo muchas similitudes entre los diferentes ritos. Principalmente el uso de tambores, pero también de la danza, del ayuno, del sudor, de la meditación y a veces del uso de plantas alucinógenas.  Es importante saber que cuando el chamán entra en trance, olvida su historia personal y por lo tanto también sus límites culturales. De esta manera logra alcanzar un estado de consciencia en el que percibe energías invisibles al ojo humano y, según su valentía y perseverancia, puede abrirse ante él un nuevo camino de conocimiento.