SEPTIEMBRE 2012

 

 

Chai Pi Pax - Seúl / Corea del Sur


¿De qué forma podemos unir nuestro mundo interior con nuestro mundo exterior?

 

Examinando en primer lugar lo que nos impide unirlos. Mientras sigamos convencidos de que algo considerado real deba ser concreto y tangible, estaremos abordando el mundo con una consciencia limitada. Existe un estado que trasciende el espacio-tiempo que concibe, crea y controla todo lo que ocurre en nuestro espacio-tiempo. Para acceder a un nivel superior de consciencia, o dicho de otro modo, a un mundo interior, necesitamos un proceso de purificación. Un proceso en el que abandonamos nuestras opiniones y creencias para poder observar el mundo de forma más inocente, espontánea y alegre. Observar con el corazón y unir de forma natural toda la realidad interior con la exterior, trascenderla y conectarse con nuestra fuente.

 


 

Maya Panday - Almere / Países Bajos


¿Qué será de nosotros después de la muerte?

 

Esta pregunta nos lleva a otra: ¿Quiénes somos? Y también: ¿Qué es lo que muere? Nos consideramos una identidad, que no es sino el producto de nuestro condicionamiento, nos vemos como persona entendida como algo verdadero e imperecedero. ¿Pero dónde está esta persona? ¿En qué nos basamos? Examinar lo que percibimos nos demuestra su calidad tangible y abre nuestra mente a una dimensión que llamaremos lo Absoluto, una dimensión en la que somos conscientes de que la vida y la muerte son sólo fases de una única y misma existencia.

 


 

William Kulka - Chicago / Illinois - Estados Unidos


Quisiera saber su opinión en cuanto a la relación ego-autoimagen. ¿Cómo podemos reducir nuestro ego sin perjudicar nuestra autoestima?

 

La autoestima se crea según lo que pensamos querer ser. Todos nos convertimos en lo que pensamos querer ser. Al entenderlo, percibimos mejor aquello que no somos y que en realidad somos diferentes a lo que creíamos ser. Nos redescubrimos entonces en una belleza superior. Una belleza que no es el fruto de nuestro ego, sino que proviene de los más profundo de nuestro ser. Tal belleza sólo puede ser amor. Cuanto más nos unamos a esta belleza aparentemente invisible, tanto más el mundo sensorial se nos presentará con gran belleza y nos percibiremos más hermosos.

 


 

Anupam Khare - Allahabad / India

 

¿Existe realmente la "nada" o el "vacío"? ¿O es simplemente fruto de nuestra imaginación?

 

La "nada" es la dimensión que percibimos como un vacío. Se halla en un espacio entre las ideas, los objetos y los movimientos. Un espacio que no podemos ni percibir ni experimentar con nuestra percepción común y por ello lo definimos como "nada".  Sin embargo, en nuestros momentos de iluminación, somos conscientes de este espacio y parece ser extenso y dinámico. Se trata de la energía pura en la que se origina cada nuevo momento, de la única realidad y todo lo que ésta alberga.